·Oído·

Si escucho cómo me susurras al oído, si me deleito escuchando una buena música o al oir recitar un poema, cerraré mis ojos para concentrar mi atención en este sentido, pero también los cerraré al asustarme ante un ruido fuerte, desagradable o imprevisto. El sonido influye en nuestro estado de ánimo, nos eriza el vello, nos llena los ojos de lágrimas surgidas por la risa, la pena, la nostalgia, el recuerdo… Un sonido nos trae a la memoria una vivencia, una imagen, una persona, un olor, un sabor, una caricia… Deja que te regalemos los oídos…

Puedes leer todos los artículos aquí.

Anuncios