Veinte años y un día

Cierra los ojos y retrocede, no sé, diez, doce años. Recuerda cómo eras, las pintas que llevabas. Recuerda tus primeras salidas y entradas, a tus amistades de entonces. Recuerda a la gente que conociste y nunca volviste a ver; a la que vino y se quedó; a la que estaba y se fue. Ahora ponle…