·Agentes conSentidos·

Nuestros agentes conSentidos tratarán de seducirte con diversos estímulos culturales. Unos permanecerán a lo largo del tiempo, otros se incorporarán más tarde, habrá quienes se irán y quizás en algún momento vuelvan a cruzarse en nuestro camino. Hay agentes que están pero no están… inspirando o dando ánimos

Ellos dan sentido a esta revista junto a ti que nos lees.

Nuestro propósito es tener consentidos a nuestros lectores: provocaros con propuestas y estimularos para que éste sea vuestro espacio virtual recurrente… pero sin perder el sentido… (¿o sí?). Como en la vida, también tendrán lugar sinsentidos…

NUESTROS AGENTES CONSENTIDOS:

  • Agente Sensibvs B. Directora de todo el sentido y sinsentido que reina por aquí. También redacto, edito, coordino…o lo intento.

img_20160215_223129-1-1.jpg

Inquieta y curiosa, desde mi más tierna infancia siempre he buscado estímulos culturales y personales que me mantuvieran despierta. En la adolescencia entré en la universidad y no la he podido dejar aún, cultivando y enlazando saberes, amistades y experiencias que guardo como un tesoro.

Me hace feliz: ver felices a los que quiero y me quieren. Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Las sorpresas bonitas (hacerlas y recibirlas). La buena compañía. El amor verdadero. La sinceridad. La amistad verdadera. Las buenas intenciones. Reír a carcajadas. Sonreír y recibir sonrisas. Hacer planes originales. Descubrir cosas nuevas…y antiguas. Disfrutar de mis aficiones (demasiadas para contarlas aquí) sola o acompañada. Las demostraciones de cariño, porque sí (hacerlas espontáneamente y recibirlas sin tener que pedirlas). Dormir sin poner el despertador (siempre que no se me vaya de las manos…). Los buenos momentos en buena compañía. Mi familia, que siempre está ahí y a la que adoro (sin ellos no sería la agente consentida que soy). Sentir cosas bonitas. Soñar.

Me hace infeliz: mejor centrarnos en lo bueno…

Un sonido: el viento al agitar suavemente las ramas de los árboles.

Un gusto: haberte conocido… no, en serio, el dulce.

Un tacto: una caricia en la cara mirando a los ojos.

Una imagen: el cielo nuboso y sus pareidolias.

Un olor: tierra mojada.

Por supuesto, tengo más favoritos pero hay que conocerme para descubrirlos, aunque siempre esconda algunos solamente para mí en un recóndito rincón.

.COLABORADORES.

  • Agente D.

13381347_1735818173363836_1168791025_n

Nació en una isla afortunada, aunque por fortuna también ha podido disfrutar de la vida en ciudades como Barcelona, Buenos Aires o Madrid. Es licenciado en Comunicación Audiovisual. Bebedor de té y café, ama el cine por encima de todas las cosas y no puede vivir sin música. Es hedonista y curioso por naturaleza.  El misterio en su más amplia definición le fascina. Todos sus tatuajes hablan un poco de él mismo.

 Un sonido: la música de Godspeed You! Black Emperor.

 Un gusto: el té chai infusionado en leche de soja.

 Un tacto: la seda, una piel suave.

 Una imagen: “El Jardín de las Delicias”, de El Bosco.

 Un olor: el petricor y el olor a césped recién cortado.

  • Iván Cerdán Bermúdez

IvanCerdan

Nació en 1976 en Madrid, de ahí que sea del Sevilla FC. Se licenció en Derecho porque no se atrevió a ser Médico. Cuando se dio cuenta de que escribía relatos y guiones en la gran mayoría de clases de Derecho comenzó a pensar que era posible que se hubiese equivocado de Carrera. Aún así, la terminó. Se licenció y comenzó a alternar la nada vital con la escritura y la dirección. Algunos premios le dieron ánimo, pero nada más. Tras mucho criticar Derecho volvió a pensar que todos los trabajos que conseguía era por esa carrera. Se lanzó y se licenció en Teoría de la literatura y se aventuró a sacarse Másters. Dio clases de guion y publicó críticas en ABC, Revista de Occidente y revistas literarias en México.

Actualmente se ha representado su obra Los últimos días de Philip Seymour Hoffman, y ha dirigido su texto EL adiós de Fernando el católico. También ha dirigido su primera película, Donde nos toca estar y ha publicado su primera novela, Turbio. Eso sí,  sigue trabajando gracias a su carrera de Derecho.

Un sonido: El de la locomotora del tren

Un gusto: la piel salada.

Un tacto: el del talón femenino.

Una imagen: La sonrisa de Marga.

Un olor: el de Marga al dormir.

  • Santi Cortizo Docampo

santito_pinta

Suelo soñar despierto, esto es costumbre en mí desde mi niñez. Momentos de ensoñación del pasado que han dejado poso en mis recuerdos como lugares a los que escapar mentalmente cuando algo me agobia y me frustra, o simplemente cuando quiero desconectar y relajarme.

Todo lo artístico, curioso y oculto a los ojos de la mayoría me inquieta y me motiva. Soy de pocas amistades pero bien elegidas. intento diferenciarme del resto.

No uso más un sucio chándal a no ser que vaya a hacer deporte. De todas maneras nunca me gustaron. Pero sí las sudaderas de capucha, aunque me hacen parecer un hermano del guetto que nunca fui.

Me gusta el sonido electrónico, pero no cualquier sonido machacón. solo aquel bien elegido, los strings que yo solo sé. La música funk, el soul y r&b, también son algo que mi cerebro elige escrupulosamente, no me vale cualquier música del género.
Algún día viviré de hacer lo que realmente me gusta, y hasta entonces sigo trajinando.
Un sonido: piano
Un gusto: queso. cualquier queso
Un tacto: cosas blanditas
Una imagen: una vista nocturna
Un olor: canela
  • Milagros Espinosa

miliespino

Toledana y madrileña de adopción, soy una apasionada de la cultura. Modista de profesión y creativa por naturaleza desde niña, siempre me las arreglaba para encontrar algo con qué jugar desde que tengo uso de razón. Aunque en realidad lo que más me gustaba era interpretar canciones de todo tipo a grito prelado en el patio de mi casa a la hora de la siesta, por los comentarios molestos de las vecinas parece que no era lo mío y en vez de cantar, me decanté por la decoración y la cocina. Soy una devoradora de libros, del cine y me encanta cocinar con mi nieta.

Me hace feliz: poner en práctica mis cinco sentidos, siempre con sentido común y por supuesto, ser feliz con los míos.

Un sabor: la canela.

Un tacto: la piel de un bebé.

Un sonido: la risa.

Un olor: a mandarina.

Un gusto: cítrico.

  • María Ibáñez

FullSizeRender

 

Filóloga (en el sentido más literal del término en su origen griego) anglista. Máster del Universo en Literatura. Primordio de supervillana. Amante acérrima de las mascotas, el helado de chocolate y limón, las verbenas de pueblo y las ‘boy band’ de los 90. Enseño inglés. A veces también escribo. Cuando quiero. Cuando me sale. Lo hago porque en ocasiones percibo mejor aquello que aparece tecleado en la pantalla frente a la que me encuentro. Escribo porque era lo que mejor hacían las personas que más admiro. Escribo porque, y cito a George Orwell, es mi forma de “enfrentarme con hechos desagradables creándome una especie de mundo privado en el que [puedo] obtener ventajas a cambio de mi fracaso en la vida cotidiana”.

Un sonido: un ronroneo.

Un gusto: el helado de chocolate y limón.

Un tacto: la brisa del Támesis.

Una imagen: la luz amarilla de las farolas en simbiosis con la niebla londinense.

Un olor: el perfume de mamá.

  • Benjamín Jiménez

benjaperfil

Benjamín Jiménez nació en Madrid en el otoño del 79. Nació en la capital porque antes no quedaba más remedio que ir a nacer allí, aunque sus primeros años los paso en una ciudad de la periferia de lo que antes se llamaba el cinturón rojo, cosas de la lucha de clases.

Una vez instalado en Madrid comenzó estudios de ingeniero agrónomo pero pronto se dio cuenta de que la vida en el campo es dura. Por eso acabo licenciándose en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, vaya usted a saber qué es eso, y realizando el Máster de Teatro y Artes Escénicas.

Con sus compañeros de Literatura fundó en 2008 la Compañía de Teatro Sumergido, de la que ejercía como director y dramaturgo, tanto en obras propias como Sumergidos, BlitzOktober, Barhus3, Las modernas van al infierno o Perros en el Jardín, o adaptaciones como La más fuerte de Strindberg o Crímenes ejemplares de Max Aub.

En el Máster de Teatro coincide con los que serían los fundadores de Turlitava Teatro, con los que aparte de compartir alegrías y penas comienza a colaborar en labores de investigación documental.

Mientras se va ganando la vida con diversos trabajos, desde bedel a jardinero, participa en una cosa teatral llamada 50 sombras de Brecht. Invocación. Escribe para una lectura dramatizada Talento emergente.

Escribe en el blog de crítica cultural, perdón por el oxímoron, La Carcoma y, junto a Jana Pacheco, escribe una serie de textos teatrales breves a partir de encuentros fortuitos con objetos en la calle. Textos escritos a través del wasap y que se pueden ver en el blog Objetos reciclados y encontrados.

Lo último que se le ha visto hacer es dirigir Los últimos días de Philip Seymour Hoffman, de Iván Cerdán y con La Carcoma Teatro. Además, eso dicen, hacía como que actuaba.

Una vez escribí un tweet que fue retuiteado más de 200 veces y un post de Facebook con más de doscientos likes.

La felicidad es burguesa, reaccionaria. La alegría es revolucionaria. No sé, no me fío de una palabra que va al lado de una hamburguesa de dudosa calidad. Felicidad que bonito nombre, felicidad vete tú a saber dónde te metes.

Y bueno, la alegría no es algo fijo, es un día de sol en el barrio, unas cañas, una noche a las cuatro de la mañana.

Un sonido: el de ciertas personas cocinando, un patio interior. No soporto la aspiradora.

Un olor: café haciéndose, una cerilla. Un olor al bajar por la escalera que te lleva a cuando eras chico. La mezcla de tabaco de liar y alcohol del aliento de ciertas chicas (y no necesariamente han de pasar al gusto)

Un tacto: sábanas limpias, la babilla de la siesta, cierta sudaderas viejas, viento frío, el sol en la calle haciendo el gato.

Un gusto: el tabaco de liar y alcohol de antes, la tarta de queso.

Una imagen: Estos ojos que se comerán los gusanos.

  • Manuel Sánchez

manuelsan

Nací rodeado de dehesas en Cáceres. Con bastante decisión aterricé en la capital en busca del frenesí, del ruido, las prisas y mil propuestas. Tras años intensos, muchos, de estudiar y dedicarme a la arquitectura compruebo que quizás la gran urbe no ofrece todo lo que yo esperaba.

Vuelvo a la universidad donde parece que volvemos cada vez que no sabemos qué hacer. Tras un postgrado en Paisaje Cultural y un máster en Paisajismo voy descubriendo poco a poco, que la base, el saber esté quizás más presente en una charla con un amigo, en un paseo, en un volver al pueblo, un plan inesperado, una merienda al sol, en la artesanía, en la tierra mojada, una obra de teatro, reconocer un árbol…

Un sonido: Rigoletto en el Teatro Real

Un gusto: un buen vino

Un tacto: una buena melena

Una imagen: ser El caminante sobre el mar de nubes de Friedrich

Un olor: a limpio de tintorería

  • Agente Guadiana

Agente Guadiana

Esta chiquina nació como quien dice anteayer, en plena movida madrileña. Y yo no sé si fue la música de Alaska y los Pegamoides que mi santa madre escuchó estando en estado de buena esperanza, o los efectos de la laca que el glam rock trajo consigo, que siempre he estado reflexionando sobre el sentimiento trágico de la vida. Menos mal que ahora está facebook para desahogarse.

Diplomada en turismo (o sea, turística), me metí a ello pensando en la de viajes que iba a pegarme, luego vi que organizarle los viajes a otros no molaba tanto. Empecé (y dejé) Derecho, y estoy terminando Psicología, aunque mi amor frustrado siempre será la Medicina (uy, y he aprendido mucho viendo Anatomía de Grey, no creáis). Actualmente trabajo en el Laboratorio Municipal (sí, existe), rodeada de máquinas molonas y papeles no tan molones.

Soy aficionada (aficionada, loca…lo mismo es) a los gatos, que ríete tú de la de Los Simpson. Si vamos juntos por la calle y veo uno, voy a ir a hablar con él, eso es así. Me gusta viajar, poner a parir a los políticos y a los homeópatas, la albañilería (mi otro amor no tan frustrado), los chistes políticamente incorrectos y el naproxeno. También me gusta Christian Bale, lo digo por si lee esto.

Una imagen: gato

Un olor: gato

Un sonido: gato

Tacto: gato.

Gusto: gato. Eh…no, borra eso último.

  • Alejandro Teba

alejandroteba

Sevillano de corazón salvadoreño, nací no con un pan bajo el brazo, pero sí con un cepillo unido a un paletín. Eterno proyecto de arqueólogo y apasionado de las “piedras” me encuentro más cerca de los 40 que de los 30, pero con un espíritu aventurero que se acrecienta con el paso de los años.

Adoro la buena música, da igual el estilo, lo mismo te escucho una balada heavy que me emociono con el Concierto para violín de Sibelius pasando por el Porto de Magoas de mi adorada Dulce Pontes o algún poema urbano de Nach.

Me encanta descubrir nuevos lugares, no dejar de sorprenderme, practicar el buen hábito de la conversación y soñar con los ojos abiertos.

Ah, se me olvidada, si algo echo de menos… Es mi pirámide…

Un sonido: la risa de un niño

Un gusto: el puchero de mi madre

Un tacto: el de la piel de la persona amada

Una imagen: el lago Atitlán, donde habitan los dioses…

Un olor: el del café, aunque no me guste…

  • Vicente Sivera

vicentesivera

Desde que tengo consciencia, siempre me ha rondado la idea en la cabeza de haber nacido en el sitio equivocado; sensación que nunca se ha ido y ha crecido con el tiempo. Harto de sentirme como un forastero en mi propia tierra, decidí dejar España en el 2013, sin rumbo ni plan definido.

Después de unos meses viajando por Asia oriental y enamorado de su cultura, decidí quedarme un par de años en China, estudiando el idioma y la cultura en la preciosa Guilin, cuyo paisaje de ríos y montañas peculiares me recuerdan a Dragon Ball. La vida me llevó a Indonesia, donde he vivido durante el último año, descubriendo comidas y disfrutando del eterno verano en esta tierra de volcanes y dragones.

Una imagen: Un callejón rodeado de edificios apiñados en Hong Kong.

Un sonido: La lluvia al hacer la siesta.

Un olor: El salitre en verano, en un puerto pesquero.

Un sabor: El sabor dulzón y suave de la leche a temperatura ambiente.

Un tacto: Esa otra parte fresca de las sábanas, en el otro lado de la cama.

***

“No creo que tengamos cinco sentidos. nuestros continuos errores demuestran que en realidad se trata de cinco sinsentidos.”

.Woody Allen.

*La revista Sensibvs es editada en Madrid (España).
ISSN 2530-4399
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s